Markieff Morris jugaba ante su hermano gemelo, Marcus. Como tantas veces ocurrió antes de que ambos llegaran a ser profesionales, hubo pique familiar, en esta acción fue el primero de ellos el que salió triunfador con un tapón.