Ya es espectacular ver cómo Stephen Curry cumple en cada duelo con su tradición de anotar desde el túnel de vestuarios antes de retirarse, pero hacerlo además con la posibilidad de navegar por la imagen en 360 grados le otorga una dimensión aún más brillante.