Fueron quince años vistiendo la camiseta de los Boston Celtics y la afición del TD Garden no olvida, por eso la última aparición de Paul Pierce en este escenario se convirtió en un homenaje por todo lo alto. No pudo evitar las lágrimas el ahora jugador de los Clippers al ser ovacionado.