grupo valencia

Siete de siete. Ese es el balance del Valencia Basket entre ACB y Eurocup en un prometedor inicio de temporada. Unos fichajes coherentes, una plantilla repleta de talento y con múltiples amenazas, un entrenador brillante. Los ingredientes necesarios para apuntar muy alto.

Justin Hamilton y Bojan Dubljevic se llevaron todos los elogios en la brillante victoria ante el Real Madrid en el primer partido de liga. Días después los titulares fueron para San Emeterio. Luego, para Rafa Martínez, Luke Sikma, Guillem Vives… En siete partidos el Valencia ha tenido cuatro máximos anotadores y seis MVPs (jugadores con mayor valoración) diferentes. Poniéndoselo muy complicado al scouting de los rivales.

“Somos un gran grupo. Queda mucha temporada, pero todo lo que sea ganar y tener química de equipo es positivo. Es un grupo largo y cada uno tendrá su momento. Eso es lo importante”, explicaba Rafa Martínez a EJDN en su última visita a Madrid.

El escolta de Santpedor es uno de los motivos del buen rendimiento del Valencia. Martínez, de 33 años, venía de hacer su peor media anotadora (6,6 puntos por partido) desde que era novato en ACB (2003/04). Tras la marcha de Pau Ribas al Barcelona y la grave lesión en pretemporada de Antoine Diot, ha visto ampliado su rol. Y no lo está desaprovechando. En cuatro partidos ligueros suma 13,8 tantos de media con unos porcentajes extraordinarios (52% en triples).

rafa m

Además, en estas semanas se ha hecho un hueco en la historia del club donde lleva ocho campañas: ya es su máximo anotador histórico en competiciones europeas y el tercero en ACB. Si no pasa nada raro, superará al segundo, Bernard Hopkins, a lo largo de esta temporada.

Hasta dónde puede llegar este Valencia no está tan claro. La competencia tanto en las competiciones domésticas como en la europea es muy grande. No obstante, sus hechuras recuerdan al extraordinario equipo que dejó su sello en la campaña 2013/14 ganando la Eurocup y quedándose a una canasta (de Marcelinho Huertas) de la final ACB. Aquel conjunto tenía un americano de élite, Justin Doellman, y alrededor muchos compañeros de garantías y comprometidos.

El rol de Doellman lo tiene que ocupar ahora Justin Hamilton, uno de los tres jugadores que han llegado esta temporada a la ACB directos desde la NBA (los otros son Jeff Taylor y Travis Wear). Físico adecuado para pelearse por dentro y una muñeca privilegiada. Con Dubljevic, Sikma y Shurna forma un juego interior inteligente y versátil que puede hacer daño por dentro o abrir el campo con su tiro de media y larga distancia. Por si fuera poco, son generosos.

“Intentamos tener un equipo, un gran equipo. Para eso es clave compartir el balón con todos los jugadores. Y creo que estamos haciendo un buen trabajo hasta ahora”, explica el propio Hamilton a esta web.

El ex de Miami Heat y Minnesota Timberwolves ya había jugado en Europa, pero ahora (25 años) es un pívot más maduro. “Estoy volviendo a acostumbrarme a cosas que se hacen diferente aquí respecto a la NBA. Algunos tipos de normas. El contacto físico, los empujones por la espalda, cosas así”, nos cuenta.

Hamilton no quiere situar una expectativa concreta. “No sé muy bien qué esperar. Tenemos que seguir mejorando como grupo. Intentaremos ganar todos los partidos que podamos y ya veremos al final”. Por ahora disfruta del buen momento, como sus compañeros. Y todavía hay que ver a Diot.

Este Valencia tiene los mimbres para convertirse en la alternativa a los dos grandes. Otra vez.