El jugador de los Cleveland Cavaliers visitó el programa de Ellen DeGeneres y aceptó el reto de la presentadora. El objetivo era encestar bolas de papel en unas papeleras que iban moviéndose constantemente. Por cada tiro fallado de LeBron, Ellen debía beber un chupito de vodka y por cada tiro que encestara la presentadora, el jugador de los Cavs tenía que beber. ¿El resultado? Mejor verlo (a partir del minuto 2.10).