Era el partido de los famosos en el fin de semana de las estrellas en Nueva Orleans, un encuentro que se presta a hacer un «Mannequin Challenge», y no se perdió la oportunidad. No es el mejor que hemos visto pero se le puede dar buena nota.