Ya es conocida la mala relación que existe entre Robin López y las mascotas de los diferentes equipos de la NBA. Por eso le provocan en cada pabellón con diferentes bromas y Slamson, la de los Kings, esperó al pívot de los Bulls en su presentación vestido de torero. La provocación no le fue del todo bien, acabó por los suelos.