Detrás de cada jugador de la NBA hay múltiples intereses comerciales, la pelea por hacerse con sus derechos de imagen es absoluta por las principales marcas deportivas, pero también hay un sinfín de patrocinadores y sponsors que quieren vincular su marca al jugador en cuestión. Bebidas de refrescos, videojuegos, cadenas de supermercados, compañías aéreas… aquello que puedan imaginar es susceptible de vincularse con una estrella de la NBA.

De entre todas esas empresas que quieren relacionarse con el mundo del deporte, aparecen cada vez con más fuerza las del sector textil, que han encontrado en la pasión de todos estos jugadores por las compras un filón. ¿Dónde se puede hacer una buena campaña? Al margen de los spots para televisión y carteles comerciales y de Internet, hay un momento perfecto para posicionar el producto con la mayor naturalidad posible. Esto sucede, por ejemplo, en los pasillos del pabellón por los que llegan al vestuario. Aparcan sus vehículos y caminan lentamente mientras las cámaras lo capturan absolutamente todo. Es una imagen habitual de las previas de los partidos.

captura-de-pantalla-2016-10-26-a-las-02-51-08

¿Cómo explicar la afición de estos profesionales por la ropa de marcas de élite? Es sencillo, según un estudio de la compañía ‘Personal Capital’ cada jugador de la NBA gasta una media de 42.500 dólares al mes en compras. Lo más adquirido es ropa y calzado. La elegancia y la seriedad ha sido algo en lo que ha ganado mucho la mejor liga de baloncesto del mundo. Desde que al anterior Comisionado David Stern se le metiera en la cabeza la idea de formalizar la imagen de sus jugadores fuera de la pista, el jugador medio ha modificado su estilo de manera radical. Hace veinte años los pasillos de los pabellones parecían más un concierto de Hip-Hop, una imagen que no beneficiaba en absoluto a la institución. Como iconos mediáticos e ‘influencias’, hay auténticas peleas por hacerse con uno de estos ‘maniquíes’.

Personal Capital posee una aplicación que puso a disposición de la Asociación de Jugadores para proveerlos de seminarios de educación financiera, también ayudarles a organizar sus gastos. Esta herramienta gratuita permite a los usuarios introducir su cuenta bancaria, cuenta de ahorros, la tarjeta de crédito y otras cuentas en un solo lugar. De este modo le pueden analizar sus ingresos y gastos en el día a día, semanalmente o cada mes.

Más de cincuenta jugadores, ordenados desde debutantes hasta veteranos, están utilizando esta herramienta. Según el uso de la misma durante los cuatro meses comprendidos entre diciembre y marzo, se puede comprobar como sus principales compras después de la moda son los automóviles, viajes, restaurantes, caridad, entretenimiento y cuidado personal.

Curiosamente los ahorros no están entre los diez puntos principales de inversión, aunque es cierto que todos los jugadores cuentan con planes de ahorros y retirada que están fuera del control de la herramienta.

La marca de ropa Express está entre las favoritas de los jugadores de la NBA. El propio Stephen Curry tuvo firmado un contrato de patrocinio con ellos como embajador de la marca. No es el único que cayó enamorado de esta tienda de ropa. La cadena de supermercados de comida orgánica ‘Whole Foods Market’, la ropa de ‘Neiman Marcus’ y ‘Louis Vuitton’, las compañías aéreas ‘Delta Air Lines’ o ‘American Airlines’… son varios de las principales compañías que pueden presumir de contar con estos clientes tan especiales. También destaca la inversión en tecnología, donde hay una clara preferencia por ‘Apple’.

Prepárense para encontrarse cualquier cosa en los pasillos de los pabellones mientras ven partidos de la NBA, es probable que incluso en futuro muy próximo algún jugador ya ni llegue caminando.