La venganza siempre presente

¿Por dónde empezamos? Porque por desgracia para el basket español, ante esta Francia, no es un único episodio negro el que permanece en nuestra memoria. Ellos son los que nos han eliminado en las dos competiciones relativamente recientes: Copa del Mundo 2014 y EuroBasket 2013. Aunque a la hora de elegir, la que más escoció está muy clara.

Igual de claro lo tienen los hombres de Vincent Collet, y es que para llegar hasta estos Juegos Olímpicos tuvieron que resolver antes un preolímpico. España los mandó a ese infierno cuando todo estaba a su favor. Fue hace casi un año, en el Pierre Mauroy de Lille y ante 27.000 espectadores galos. Fue aquella noche en la que Pau Gasol se disfrazó de superman para anotar 40 puntos y capturar 11 rebotes, nadie pudo detenerle y España alcanzaba la final entre pitos y con la alegría de obtener el pasaje para Río 2016. Aquella derrota escoció a Francia porque tuvo en sus manos ganar el partido y no dejarlo ir hasta la prórroga.

Si echamos la vista atrás, el efecto fue en dirección contraria en la Copa del Mundo de 2014 en España. Ellos nos echaron de nuestro mundial, la Selección había ganado en la fase previa en Granada un partido sin mayores consecuencias, pero a la hora de ‘jugarse las castañas‘ fueron los galos quienes dieron un paso al frente y lograron el ‘Palacionazo’ en Madrid. Fue la derrota más dura que ha sufrido esta generación de oro, una plantilla capacitada para disputarle el título a los Estados Unidos se quedaba a mitad de camino por la mala preparación.

Hace tres años en Eslovenia sucedió algo parecido, pero en semifinales y con un equipo español lejos de tener a los mejores jugadores. Ellos se proclamarían campeones a la postre y España se colgaría el bronce del cuello. Todos contentos, era un momento de transición para el equipo entonces dirigido por Juan Orenga. El mismo que ocupaba el banquillo durante la Copa del Mundo, quizás sea ese el clavo ardiendo al que agarrase, con Scariolo sí llegaron los buenos resultados ante Francia.

El referente número uno y que España debe tratar de igualar es el del Europeo de 2011, con el técnico ítalo-español al frente Francia sucumbía en la final ante un equipo desatado y entregado por el talento de un Juan Carlos Navarro, del que fue al que es existe un mundo de diferencia, y será difícil repetir aquél capítulo, pero sirve para equilibrar los malos recuerdos con los buenos en este duelo directo de máxima rivalidad en los últimos años.

Tony Parker y su eterna motivación ante España

Si hay un equipo que se le da bien al base titular de Francia, ese es España. No es casualidad que Tony Parker promedie una anotación cercana a los 20 puntos por partido en estos duelos. No es nada personal, él mismo se ha encargado de aclarar en alguna ocasión a los medios de comunicación que no siente ‘ningún odio hacia los españoles. De hecho le une una gran amistad con Pau Gasol, nuestro jugador más internacional o más americanizado, al fin y al cabo, ambos forman parte del Star-System de la NBA, y eso une.

Lo cierto es que los números de Parker asustan un poco, es el hombre de confianza del técnico Vincent Collet, siempre juega por encima de los 20 minutos, supone un hombre significativo para calcular el poderío anotador de Francia, en este torneo promedia individualmente 13 tantos por encuentro y reparte 3.8 asistencias. Pero los intangibles son los que él mejor domina, su liderazgo en cancha está fuera de toda duda, el equipo es diferente bajo su batuta. La mejor versión del ‘playmaker’ de los Spurs aún no ha aparecido en esta Olimpiada, pero sólo hay que darse una vuelta por Internet para descubrir auténticas maravillas firmadas por ‘el texano’, España puede dar buena fe de ello.

Nicolás Batum y su “no perdemos con españoles”

Nicolás Batum manifestaba en el mes de abril de 2015, en nombre de todo el vestuario de los Blazers y como previa al duelo de playoffs ante los Grizzlies de Marc Gasol, que ellos no pierden con jugadores españoles (‘we don’t lose to spanish players’). La frase no tardó en coquetear con la polémica y corrió como la pólvora, por la falta de sentido y por la falta de tacto, y es que el alero francés parece que había olvidado que hasta tres jugadores de esta nacionalidad habían sido compañeros suyos en ese mismo vestuario: Sergio Rodríguez, Rudy Fernández y Víctor Claver. Curiosamente los tres estarán frente a él este miércoles en Río vistiendo la camiseta de España.

Duró poco aquella polémica porque Marc Gasol la cerró de golpe, no había lugar a la duda, Batum sí era capaz de perder con españoles y además, de hacerlo muy bien. Memphis se impuso en aquella serie por 4-1 con un recital del pívot español anotando 102 puntos él solo en los cinco encuentros. Marc no estará en Río de Janeiro para hacerle frente pero queda demostrado que si hay algo que le viene bien a los jugadores de Scariolo es que los motiven… que se lo digan a Pau Gasol y a Rimas Kustinaitis.

Sería injusto que no mencionáramos en este artículo las palabras del propio Nicolas Batum en el inicio de la pasada temporada en la NBA, cuando preguntado por EJDN sobre los rumores de dopaje hacia la figura de Pau Gasol, el francés sacó toda su clase y lo desmintió de golpe: “Yo no creo que Pau jugara dopado”.

Muchos franceses ‘ibéricos’

Hasta seis jugadores a las órdenes de Vincent Collet han jugado en territorio español: Nando de Colo, Florent Pietrus, Kim Tillie, Thomas Heurtel y Mickael Gelabale. Los dos primeros lo hicieron durante más años y ambos llegaron a coincidir en el Valencia Basket que estuvo a punto de colarse en la Final Four de la Euroliga en 2011. El caso de Pietrus es significativo, un jugador muy querido por la afición española después de haber jugado tres años para Unicaja, uno en Estudiantes y cinco en Valencia.

Antoine Diot, base de Valencia Basket, ya sabe lo que es comerse una buena paella con nuestro sol como testigo. El caso de Thomas Heurtel es también especial, un hombre que llegó muy joven a Alicante y llegó a ser uno de los jugadores clave del Baskonia hasta hace dos temporadas.

De todo esto podemos intuir el gran conocimiento que el equipo de Vincent Collet tiene del equipo español, destacando sobre todo Florent Pietrus, quien cuenta con menos minutos (16.3) pero como veterano habrá orientado bien de los defectos y virtudes en el juego interior. Él mismo declaraba a EJDN en el pasado mundial de España su debilidad por los interiores de España, son mucho más grandes, yo soy más rápido, a ver si puedo hacer algo.