Esta vez sí, Gonzaga logró alcanzar el partido más importante en el baloncesto norteamericano este año y para ello tuvo que dejar a Xavier por el camino.