Los Timberwolves tenían a los Rockets contra las cuerdas, un triunfo a falta de ser cobrado en los últimos dos minutos que se escapó del modo más inesperado. La parsimonia defensiva de los hombres de Tom Thibodeau fue tal que del 93-81 se pasó varios triples después al 95-95 que dio la opción a los tejanos a llevarse el triunfo en la prórroga en el Target Center.