James Harden y los Houston Rockets han acordado una extensión de contrato por cuatro temporadas más con una garantía de 228 millones de dólares hasta el curso 2022/2023. El contrato actual tenía pendiente dos años a razón de 59 millones de dólares. La ampliación asciende después a 170 millones de dólares, la más alta en toda la historia de la NBA.

Esta noticia se une a la ilusión que en la ciudad texana ha levantado la llegada de Chris Paul, que además podría unir sus fuerzas junto a Carmelo Anthony, quien los medios neoyorkino sitúan en los Rockets a partir de octubre.

James Harden acaba de terminar la que ha sido la mejor temporada de su carrera a nivel estadístico, con un promedio de 29.1 puntos, 11.2 asistencias y 8.1 rebotes por partido.