Fue un partido apasionante en el que Houston logró mandar en el marcador durante la gran mayoría de los minutos, pero hubo que recurrir a dos prórrogas para conocer qué equipo lograba el triunfo final. Mucho tuvo que ver el barbudo James Harden, quien con el cuarto triple-doble de su temporada lideró fantásticamente a los suyos (29 puntos, 15 rebotes y 13 asistencias).