LeBron James manifestó que ninguno de los dos equipos que están disputando Las Finales de la NBA visitarán la Casa Blanca en el hipotético caso de que fueran campeones. “Yo sé que no importa quién gane, ninguno quiere aceptar esa invitación en cualquier caso”. Lo decía precisamente horas después de que la sede del gobierno de los Estados Unidos cancelara la recepción que había realizado a los campeones de la NFL, los Philadelphia Eagles. “Es algo típico de él, no me sorprende, típico de él”.

Poco después era Stephen Curry quien mostraba su postura, exactamente igual que la de James. “Estoy muy seguro de que seremos consistentes con la manera en que hemos hecho las cosas este año”, y es que tras ser campeones en 2017, el equipo de la bahía de San Francisco no pasó por la Casa Blanca, rompiendo con una tradición de muchos años en el deporte norteamericano.