Eran uno de los equipos favoritos para ganar el torneo y no están decepcionando, ni en el bracket ni en su juego. Los Jayhawks demostraron todo su potencial en un tramo final de partido para guardar. De nada sirvió que Purdue le aguantara durante toda la primera mitad, los robos de balón, contragolpes y mates se convirtieron en un habitual en la pista para ir haciendo que la distancia en el marcador fuera cada minuto más insalvable.

Kansas ya es el equipo con más puntos anotados tras tres partidos en toda la historia del torneo.