San Antonio Spurs ha reportado que se han eliminado un listado de posibles destinos de su máxima estrella, Kawhi Leonard, ante su interés por abandonar la franquicia tejana. Todos esos posibles destinos tienen un denominador común, son equipos de la Conferencia Oeste, la misma en la que ellos compiten y que, de aceptar, fortalecerían en contra de sus propios intereses.

La última semana Gregg Popovich estuvo muy ocupado tratando de localizar a su estrella para reunirse con él, después de varios intentos en Nueva York la reunión se produjo en San Diego, California. No han transcendido detalles del encuentro, pero probablemente los rumores sobre el claro interés de los dos equipos de Los Angeles estuvieron sobre la mesa. El jugador ya conoce de primera mano las intenciones de la franquicia con la que todavía tiene contrato. Además se habló de un posible intercambio por Tobias Harris y las elecciones 12 y 13 del pasado Draft. En el Barclays Center el nombre de Kawhi Leonard jamás apareció, así que esa opción quedó anulada.

Las últimas noticias de los periodistas especializados indican que hay dos opciones, la primera es tratar de arreglar la situación entre equipo y jugador para que trate de reflexionar y replantearse su continuidad. La otra pasa por un posible traspaso que, siempre sería a un equipo de la Conferencia Este. En este contexto aparecen dos nombres sobre los demás, Boston y Filadelfia, que podrían aceptar de buen agrado a Leonard y ofrecer además a los Spurs mucho talento joven por desarrollar. Incluso si LeBron James decidiera seguir en los Cavaliers, sería una puerta que podría abrirse en el futuro de Kawhi.

Según el máximo mandatario de los Spurs, RC Buford, y del propio David Robinson, ambos reiteran que la esperanza de la institución es que el jugador regrese feliz y dispuesto para hacer la mejor temporada posible a partir de octubre de 2018. Tiene contrato por un año más y podría entrar en la agencia libre el próximo verano tras vestir la misma camiseta, sería una gran noticia para San Antonio, poder disfrutar un año más de su mejor jugador.