Kevin Durant fue el ganador del duelo particular que mantenía con su excompañero Russell Westbrook, y lo hizo con una actuación memorable anotando 39 puntos y convirtiendo siete triples de once intentos, igualando su mejor marca desde el perímetro.