Días después de salir abucheado en el homenaje que los RedSkins de Washington le dedicaron, Kevin Durant salió mejor parado de su visita al estadio de los San Francisco Giants, donde hizo el lanzamiento inicial del partido correspondiente a la MLB. Ya ejerce como nueva estrella de los Warriors en la bahía de San Francisco.