KobeOcasoRadiografia

A sus 37 años Kobe Bryant ha conseguido el primer objetivo que se marcó al caer nuevamente lesionado: regresar a las pistas. Se negó a que un paso por la enfermería le retirara y ahí está, vuelve a lucir su dorsal, el 24, de colores oro y púrpura, y cumplirá su contrato.

Por contra, el rendimiento de la Mamba Negra está dejando mucho que desear. No ha vuelto a ser el jugador determinante que fue, rodeado de un equipo mediocre y cuyo escaso talento peca de falta de experiencia. Se encuentra completamente solo y fuera de forma. Todo apunta a que será su último año y no dejará un gran sabor de boca en su adiós.

Su técnico Byron Scott no contempla que sea suplente pese al bajo rendimiento. Así lo manifestó ante los medios de comunicación, no quiere pasar a la historia como el entrenador que sentó a la Mamba Negra. Y hasta cierto punto es comprensible porque, si los Lakers no tienen ninguna opción de jugar los Playoffs, ¿para qué señalarle o hacerle calentar banquillo?

Ante semejante situación, muchos son los que ven cada partido de los Lakers atemorizados de que su ídolo deportivo pierda ese aura de leyenda por este tramo final de su trayectoria, caracterizado por las lesiones y la falta de continuidad y acierto. Sus minutos en pista se han visto reducidos considerablemente en las últimas dos campañas, concretamente en la presente 2015/2016 disputa 30,5 minutos. Su principal tara radica en el tiro exterior, los peores registros desde que comenzara su carrera profesional. Los tiros de campo apenas se convierten en un 31% (no llega ni al 40% en lanzamientos de dos). Desde más allá del perímetro las cifras no son mucho mejores, los triples suponen su segunda peor actuación histórica (19.5% de efectividad).

Excusa o no, el propio jugador justifica su temporada por su concentración hacia lograr una progresión en el grupo, para él es prioridad que sus compañeros crezcan antes de que lo haga su aportación individual. Podría ser un motivo. Anota 15.2 puntos por partido, sólo el annus horribilis de la 2013/2014 y su primera campaña como profesional cuentan con peores registros.

Es por esto que en EJDN hemos querido tirar de estadísticas históricas para repasar cómo fueron los ocasos de los que están considerados como los diez mejores jugadores de todos los tiempos. Un grupo selecto e inigualable de épocas muy distintas, de incluso ‘deportes’ diferentes por los cambios constantes en la normativa. Estos son los datos más relevantes de todos ellos en su año de despedida…

Kobestats

Kobe, a sus 37 años, cumple una edad de retiro parecida a la del resto de mitos. De todos ellos tan solo Karim Abdul-Jabbar pasó de los cuarenta. Los coetáneos de la Mamba Negra como Michael Jordan o Shaquille O’Neal tan sólo ‘duraron’ uno o dos años más. Sobre la titularidad, merecida o no, es una característica propia de todos, quienes mantuvieron su liderazgo desde el inicio hasta el último día. Ya no resultan tan extrañas por lo tanto, a título comparativo, las palabras de Byron Scott.

Otra circunstancia en común para las leyendas del juego exterior como Bryant es la pérdida de efectividad. Tan sólo Larry Bird logró dejar por encima del 40% de acierto los lanzamientos triples en su adiós, todos los demás bajaron,  aunque quizás no tanto como Kobe, que se sitúa como el peor ocaso lanzando de tres con un 19,1% de acierto.

Algo parecido sucede con los lanzamientos de campo, Kobe Bryant es a día de hoy el peor tirador en esta parcela respecto a todas las leyendas, el 31,3% es muy mejorable.