El partido de este martes entre New York Knicks y Portland Trail Blazers podría haber pasado como un encuentro más de los múltiples de fase regular que se disputan en la NBA. Sin embargo, supuso un punto de inflexión histórico, y es que el letón Kristaps Porzingis volvió a brillar con 31 puntos y una exhibición de recursos que evidenciaban lo gran jugador que es. Gracias a estos guarismos, acumulándolos a los generales de la presente temporada, ha logrado algo que nadie antes había hecho, ser mejor que Carmelo Anthony en la gran mayoría de los parámetros estadísticos.

La carrera del excajista en el baloncesto norteamericano está dejando sorprendidos incluso a los que más creían en él. Aquella elección de Draft abucheada por los propios aficionados del Madison Square Garden es ahora un ídolo, un jugador único, alguien que se adaptado a las mil maravillas a la vida en la Gran Manzana y a la cultura norteamericana.

Nadie podía imaginar que en tan poco tiempo mostrara semejante progresión, pero mucho menos que pudiera llegar a hacer sombra a Carmelo Anthony. Hasta tal punto empiezan a ver a Porzingis como un líder que se ha llegado a hablar de un posible relevo como referente, mientras a Carmelo le quedan este y dos años más, al letón aún le restaría una temporada más por delante. Puede que si se consolida, el futuro de los Knicks pase por un equipo formado en torno a él.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-20-39-56

Actualmente es el mejor jugador europeo de la NBA con sólo 21 años. Contribuye en el juego, domina sus responsabilidades e innova en sus fundamentos. Es el único hombre que lidera a su equipo en parámetros tan alejados como tiros de tres y tapones. Hay una estadística que es reveladora, y si logra mantenerla le hará entrar en los libros de historia por la posición en la que juega. Stephen Curry llegó a ser el pasado curso el primero jugador en la historia de la NBA en anotar un 50% de sus tiros de campo, un 40% de sus triples y un 80% de sus lanzamientos libres. El pívot de los Knicks alcanza porcentajes muy similares, pese a que algunos de estos tiros no sean su responsabilidad, promedia un 50.2% en tiros de campo, un 39% en triples y un 78% en tiros libres. ¡Asombroso!

Pero donde realmente está la noticia es a la hora de medir sus números y compararlos con los de Carmelo. El letón tiene una media durante los últimos diez partidos de 23.6 puntos, 7.6 rebote, 2.4 triples, 0.9 tapones y 0.8 recuperaciones, con un acierto del 52.6% en lanzamientos de campo. En todas esas parcelas estadísticas supera a Anthony. Nunca antes había pasado algo así, siempre el mejor de Nueva York fue Carmelo.

Aficionados y especialistas coinciden, la evolución es tal que es cuestión de tiempo que llegue el relevo, una ecuación perfecta entre presente y futuro, aunque Porzingis ya representa ambos contextos, es toda una realidad.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-20-37-48

Si hablamos de su personalidad sólo hay cosas positivas. Un perfil que como ya avanzó José Manuel Calderón en EJDN hace un año, recuerda mucho al de Pau Gasol en sus primeros meses en la NBA. Modesto, educado, sabe conectar con los demás, contesta la respuesta adecuada siempre que tiene la oportunidad de atender a los medios… No es habitual ver esto en jugadores tan insultantemente jóvenes. De entre todas las características de su forma de ser destaca la facilidad para asumir este éxito como parte de su trabajo y sabe reconocer los galones, no se atribuye méritos, sino que los entiende como consecuencias de compartir equipo con un grande como Carmelo: “La gente no se da cuenta, pero funciona así, Carmelo atrae mucha atención y esto me permite estar disponible para ser una opción clara en la ofensiva. Sin él todo sería mucho más difícil”.

Los Knicks ya se plantean seriamente en sus sistemas de ataque derivar algunas de las posesiones en favor del letón, ha demostrado que puede tirar balones comprometidos y acertar, no le tiembla el pulso. Descarado a la vez que educado, ha logrado algo mucho más difícil que sumar buenos números o brillar por si solo, Kristaps Porzingis es ahora mejor en rendimiento que Carmelo Anthony, el trono empieza a pertenecerle, y es algo que no ocurría en la Gran Manzana desde hace mucho mucho tiempo.