Los Knicks ganaron el derbi neoyorkino a los vecinos de Brooklyn por 110-96, de nuevo Kristaps Porzingis completó un partido redondo alcanzando los 21 puntos con 8 rebotes. Uno de los momentos del partido lo protagonizó el letón con un tapón sobre Justin Hamilton para dar comienzo a un nuevo ataque de los suyos que culminó en un mate marca de la casa.