No deja de sorprender la capacidad de superación que tiene Kyle Kuric, ya que ni siquiera ha pasado año después de su operación por un tumor cerebral, y este fin de semana ha levantado el premio al MVP de la Supercopa Endesa. El escolta del Herbalife Gran Canaria estuvo en dique seco casi toda la temporada pasada, pero ya en el partido de semifinales contra el Baskonia, donde anotó 24 puntos, demostró que regresaba al 100% de su potencial. Kuric, de 27 años, ha firmado una media de 17 puntos, 1.5 rebotes y 14 de valoración este fin de semana en Vitoria. El jugador del ‘Granca’ es el primer jugador norteamericano de la historia que logra el MVP en esta competición.

El año pasado fue muy duro, pero con la ayuda del club, los familiares y todos he salido adelante. Mi galardón es importante, pero más lo que ha hecho todo el equipo y el triunfo final”, declaró el escolta en rueda de prensa. “Después de las finales que perdimos, afrontamos esta con la intención de ganarla. Estamos muy contentos todos en el vestuario”, comentó recordando la pasada edición de la Copa del Rey, cuando perdieron contra el Real Madrid.