Fue en el evento organizado por los Celtics con sus aficionados, cuando Kyrie Irving adquirió el compromiso de la manera más firme posible, asegurando ante todos que renovaría su contrato como jugador de Boston en este próximo verano, cuando podría convertirse en agente libre.