Los Cavaliers rompieron el partido ante los Knicks en un tercer cuarto en el que brilló especialmente Kyrie Irving, que anotaba 19 de sus 29 puntos en ese tramo decisivo. No era una noche más, era la primera con un anillo de campeón en la mano y también el primer duelo en el que comenzaban a defender el título.