Se quedó sin ángulo, sin línea de fondo, sin referencias… lo único que podía hacer era lanzar porque se acababa el reloj de posesión, ¡y Trevor Ariza anotó! Es la canasta circense de la noche en la NBA.