Aunque parezca raro anoche no fue Stephen Curry el que salvó a los Golden State Warriors de la derrota frente a los Denver Nuggets (128-129). Fue un rookie, Patrick McCaw el que puso el punto final con una canasta sobre la bocina en la prórroga para redondear su gran actuación con 18 puntos.