Marco Belinelli quiso solucionar el partido en Detroit con un autopase utilizando la espalda de su defensor y armando rápidamente el tiro, no solo lo consiguió sino que además anotó, pero la repetición se encargó de demostrar que todo sucedió fuera de tiempo. Hubiera sido una de las canastas del año en la NBA sin lugar a dudas, el triunfo se quedó en Detroit.