Llegó la hora de poner el punto final a la carrera de otra leyenda del baloncesto norteamericano, Ray Allen. El ya ex jugador no disputaba un partido oficial desde 2014, cuando lo hizo por última vez con la camiseta de los Miami Heat. Desde entonces ha barajado la posibilidad de volver a las canchas en diferentes ocasiones, pero finalmente el desenlace llega hoy tras publicar un escrito en ‘The Players’ Tribune‘ titulado “Carta a mi yo más joven”.

A sus 41 años Allen ha pasado por varios equipos empezando por los Milwaukee Bucks, siguiendo por los Seattle Supersonics, alcanzando la gloria con los Boston Celtics (2008) y conquistando su segundo anillo con los Heat (2013). El diez veces All Star ha estado vinculado a varios equipos estos dos últimos años y según ESPN pudo producirse su vuelta bien con los Cavaliers o con los Warriors. Además, Allen posee el récord de triples anotados con 2.973, 413 más que ningún jugador hasta la fecha.

Allen escribe la carta a su ‘yo’ cuando tenía trece años y empieza a relatar cómo fueron sus primeros años en los que tuvo que mudarse constantemente de un país a otro debido a la profesión de su padre -militar-. “En el instituto creerás que ya sabes lo que se necesita para ser un gran jugador de baloncesto, pero en realidad no tendrás ni idea. Cuando llegues a UConn tu entrenador te enseñará lo que de verdad es el trabajo duro“.

Podría acabar aquí mismo esta carta y estarías deseando saber qué vas a conseguir en la vida, pero todavía tienes una carrera de 18 años en la NBA por delante.¿Cómo resumo casi dos décadas en la NBA? ¿Qué es lo que necesitas saber, lo realmente importante?“, escribe. También le cuenta a su yo más joven que: “Jugarás contra tus ídolos: Michael Jordan y Clyde Drexler. Jugarás al lado de miembros del Salón de la Fama: Kevin Garnett, Paul Pierce, LeBron James, Dwyane Wade“. Y todo eso a veces le “asustará“.

Pese a los buenos y malos momentos que le ha dado el baloncesto, Allen explica que se retira y que “está completamente en paz consigo mismo“. Ya que su vida no solo ha sido la cancha: “El baloncesto te alejará del patio del colegio, pero vas a ser más que un simple jugador. Actuarás en películas, viajarás por el mundo, serás marido y padre de cinco hijos maravillosos“.

Sin embargo, el que fuera oro con la selección de Estados Unidos en Sidney 2000 admite que a sus 41 años las prioridades cambian y las preguntas que importan ya no son “‘¿Quién se supone que debo ser’ o “¿Qué tengo que hacer para ganar otro campeonato?’“. No obstante, su consejo para su ‘yo’ a los 13 años es “sal a la cancha, quédate en la cancha. Haz tu trabajo. La mayoría de la gente nunca va a conocerte realmente, pero van a conocer tu trabajo“.