Kyle Kuric

Esta final de Copa para el Herbalife Gran Canaria será especial, no solo porque es la primera vez que consiguen pelear por el título, sino porque en el banquillo está Kyle Kuric. No puede jugar, claro, pero el americano no se separa de sus compañeros: “Intento apoyarles y ayudarles en lo que necesiten, hablo con ellos y les doy consejos. Cualquier cosa que necesiten, ahí estoy”.

Después de que hace unos meses un dolor de cabeza hizo que le detectaran un meningioma (un tumor cerebral), Kuric vivió un auténtico calvario. “Cuando me dieron la noticia no pensé mucho acerca de ello. En seguida llamé a mi padre y a mi mujer. Para mí lo peor fue el siguiente paso, la operación”, cuenta a EJDN el escolta.

El 5 de noviembre el Herbalife Gran Canaria informó que iba a ser operado en el Centro Médico Teknon de Barcelona. Su padre, neurocirujano, y su madre, enfermera, comprendían los riesgos derivados de la operación, que, como explica el jugador, “no fue bien y tuve que volver a operarme”.

Dos días después Kuric tuvo que pasar por quirófano por segunda vez para controlar un edema cerebral y la hipertensión que podría ocasionar. Al recordar esos momentos tan duros el jugador comenta que “ahora paso más tiempo con mi mujer y mis dos hijos. Quiero verles crecer. Ahora aprecio mucho más esas cosas que antes”.

Kyle estuvo en coma inducido pero su mujer no se separó de él en ningún momento, viendo fotos de los dos, rezando y leyendo todos los mensajes de apoyo que llegaban. “Es increíble todo el apoyo que he recibido desde el primer día. Recibí muchos mensajes por Twitter, Facebook y Whatsapp. No puedo estar más agradecido”, asegura el jugador.

Durante la semifinal de la Copa del Rey, el Bilbao Basket también quiso tener un detalle con el jugador y le regaló una camiseta firmada por toda la plantilla.

La última vez que el escolta americano tuvo que ser intervenido fue el 30 de noviembre para reconstruirle la bóveda craneal. En cuanto pudo ponerse en pie, Kuric volvió a reunirse con sus compañeros, aunque de momento no puede jugar. “La recuperación va bien, mi cuerpo está volviendo a la normalidad”, nos dice.

Kuric es optimista: “Pronto podré volver a jugar”.

Una de las primeras cosas que hizo el jugador del ‘Granca’ tras las operaciones fue ‘negociar’ con los médicos su vuelta a las pistas. De momento solo hago trabajo individual. He empezado a levantar pesas y preparar mi cuerpo para jugar, dice sin vacilar.

El jugador americano está viviendo esta edición de la Copa del Rey desde el banquillo. “Mis compañeros lo han hecho muy bien desde el principio y ahora que estamos en una final vamos a disfrutarlo”, analiza. Aunque durante la semifinal contra el Bilbao Basket reconoció que los nervios le comían estando sentado: “cuando vi que perdíamos por 20 se me hizo muy difícil no poder ayudar en la cancha”.

La gran final la jugaran contra el Real Madrid, donde Kuric cree que “la defensa va a ser muy importante. Es un equipo muy duro en el aspecto ofensivo”. Kyle sonríe ante la idea de levantar el trofeo en el Coliseum. “Sería genial”, comenta recordando la desilusión de la edición pasada. “El año pasado caímos eliminados en primera ronda. Este año hemos vencido al Valencia, que era favorito, y ahora estamos en la final”, puntualiza, antes de añadir: “Va a ser difícil, pero no es imposible.