El triunfo de los Miami Heat anoche frente a los Sacramento Kings en la prórroga (108-96) se vio empañado por la expulsión dudosa de DeMarcus Cousins. A falta de unos segundos para que concluyera el partido y con el marcador empatado a 91, el ‘hombre del saco’ se dirigió hacia la canasta rival defendido por Hassan Whiteside. Los árbitros señalaron falta en ataque a Cousins, la sexta del encuentro, por lo que los Kings tuvieron que afrontar la prórroga sin uno de sus pilares ofensivos. Lo curioso de este caso es que todas las faltas del jugador de los Kings se produjeron en el último cuarto, hasta entonces no había recibido ninguna amonestación.