El sueño se convirtió en realidad y el Valencia Basket levantó su primer título de Liga ACB en 30 años de historia. La locura se apoderó de la pista en la Fonteta, con una celebración en la que participaron todos los integrantes del equipo así como el cuerpo técnico y en una comunión perfecta con todos los aficionados.