Ohio es un estado importante en la carrera presidencial de los Estados Unidos, y LeBron James es una voz muy autorizada en ese lugar. Por este motivo el paso al frente de la estrella de los Cavs a favor de la candidatura de Hillary Clinton no ha quedado en anécdota. Lo hizo a través de un escrito con el que apoyaba al partido demócrata sobre la opción de Donald Trump.

Según LeBron, Hillary es la mejor opción para asegurar el futuro de los niños de Akron, su ciudad natal, la única que puede garantizar un lugar para ellos, y lo hace con la nostalgia de su infancia, cuando “únicamente estábamos mi madre y yo”.

Su fundación, LeBron James Family Foundation, proporciona recursos a los niños de Akron para lograr su educación. Él mismo escribió que “Clinton siempre ha sido una campeona para los niños y su futuro”. Reconoce así las iniciativas y esfuerzos de la Secretaria de Estado por mejorar las escuelas y hacer que la educación y la salud cuiden de la gente más joven.

Tiene que ver también que el actual presidente sea “un buen amigo”, su proyecto tiene continuidad con Clinton y el apoyo ya llegó en la candidatura de Obama en 2008. Con esta continuidad se puede seguir progresando en la lucha contra la violencia que hoy en día plaga las calles de las grandes ciudades en Estados Unidos.

No es la primera vez que LeBron James se involucra en asuntos políticos, sobre todo a la hora de manifestarse en contra de los brotes de violencia que existen en la sociedad norteamericana. Ya este verano se posicionó junto a otras estrellas de la liga como Carmelo Anthony, Dwyane Wade y Chris Paul durante la gala de entrega de los premios ESPYS. También fue uno de los jugadores de la NBA que portó una de las camisetas negras en los calentamientos con el lema ‘I can’t breathe’ en protesta por la muerte de Eric Garner.