Acabó la pretemporada, la próxima vez que una pista NBA acoja un encuentro será oficial, concretamente el próximo martes 25 de octubre. La competitividad crecerá, también la audiencia. Mucha más gente estará pendiente de cómo marchen los equipos, verán los partidos y quizás un elevado número de espectadores, también el prepartido.

Precisamente ahí radica la gran preocupación actual del máximo mandatario del baloncesto norteamericano, el comisionado Adam Silver, que espera ver a todos los jugadores de los treinta equipos participantes en pie durante la interpretación del himno nacional. Recordemos que este temor proviene de la decisión del jugador de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, de no ponerse de pie durante la interpretación del himno como medida de protesta por la pasividad de la administración de cara a frenar los actos violentos relacionados con las armas de fuego y el racismo.

captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-02-20-54

Según ha manifestado públicamente Silver, no condenará a quien decida ponerse con una rodilla al suelo, pero está esperanzado en que no se llegue a este punto: «No se si los jugadores están organizando algo. Todo lo que puedo decir es lo que todos hemos visto en múltiples partidos de pretemporada, a nuestros jugadores de pie durante el himno. Es mi esperanza que continúen así, creo que es la manera más apropiada de hacerlo».

Si sucediera lo contrario se mancharía en cierta medida la inmaculada imagen que tiene la NBA como institución, que está considerada en este sentido la mejor organización deportiva de los Estados Unidos. El Instituto por la Diversidad y la Ética en el Deporte entregó una calificación muy elevada a la institución en cuanto a contratación racial y de género.

Frente a esto están las numerosas señales de repulsa por estrellas de la liga a través de medios de comunicación, ‘bolos veraniegos’ y redes sociales. Manifestaban que entendían el gesto de Kaepernick y no descartaban repetirlo. También en la pasada gala de los Premios ESPYS se pudo ver a estrellas como LeBron James, Dwyane Wade, Carmelo Anthony y Chris Paul haciendo un llamamiento para promocionar el cambio social.

Lo más probable es que haya consenso, de hecho ya lo está habiendo, entre la liga y los principales jugadores, que lleve a elaborar una medida conjunta de protesta sin faltar al himno norteamericano en la previa del partido. Se desmarcarían así de muchos jugadores de la NFL que han ido repitiendo su arrodillamiento cuando sonaba el himno. También lo pudimos ver en encuentros de la WNBA hace pocas fechas e incluso en equipos de formación.

Basándonos en los precedentes parece que los jugadores de la NBA no optarán por arrodillarse, y Silver respira. No es nada definitivo, pero al menos no estropeará la inminente puesta en escena de esta prometedora temporada.

captura-de-pantalla-2016-10-22-a-las-02-21-23