Chris Paul y DeAndre Jordan se quieren, no hay duda. Pero… ¿tanto como para golpearse la cabeza?