Larry Bird dominó las pistas de la NBA durante toda su carrera, con un estilo de juego diferente, atractivo y efectivo. Fue el primer blanco que miró de tú a tú a las grandes estrellas de la liga y se ganó la reverencia de compañeros, rivales y público en general. Levantó una dinastía en Boston que todavía le recuerda. Catorce temporadas en las que logró tres anillos, una media de 24.3 puntos por partido y 10 rebotes, miembro del Hall of Fame y campeón olímpico en Barcelona 92. Hoy toca repasar en imágenes las increíbles gestas que consiguió en su carrera. Sencillamente impresionante.