Luka Doncic ha acaparado todas las conversaciones desde que el domingo pusiera patas arriba un partido de ACB con 16 años y 9 meses. El impacto no ha llegado tanto por la cantidad de puntos que consiguió como por la forma; con ese dominio insultante de los fundamentos de este deporte. El mundillo del baloncesto empezó a hablar de él en 2013, cuando fue MVP de la Minicopa de Vitoria. Era el ‘elegido’, el siguiente crack europeo en potencia. Y parece que ya no quiere esperar más para confirmar su talento.

La temporada pasada el esloveno dominó la categoría junior con el filial del Real Madrid, acabando campeón y MVP tanto del torneo de la Euroliga como del Campeonato de España (su equipo lo ganó por una diferencia media de 48,2 puntos). Lo alucinante es que Doncic tenía casi dos años menos que la mayoría de sus sus rivales y compañeros.

Ahora demuestra que los adultos tampoco le impresionan demasiado. Contra el Bilbao Basket se convirtió en el jugador más joven en anotar 15 puntos y hacer 22 de valoración en la historia de la ACB (desde 1983). Maravillosa precocidad.

En el momento adecuado

La prueba fehaciente de que Doncic ya está listo no podía llegar en un momento más oportuno para el Real Madrid. Inmersos en una crisis de resultados que les obliga a ganar todo lo que les queda de la primera fase de Euroliga para evitar un ridículo histórico, necesitados de revisar su rotación tras una lesión de espalda que puede tener hasta tres meses de baja a Rudy Fernández y ávidos de una figura que sea capaz de cambiar el ritmo desde el banquillo en un determinado momento. Algunos ya recuerdan el caso de la salida de Rony Seikaly en el Barça de la 2000/01 que le abrió las puertas de par en par a un tal Pau Gasol. Pero, tranquilidad; entonces Pau tenía 20 años. Doncic tiene 16.

El baloncesto ha tenido otros talentos precoces, es verdad, pero es complicado encontrar referencias para una precocidad tan extrema. Los equipos suelen aplicar pausa y cautela cuando saben que tienen un talentazo entre manos. Siempre que dicho talento no eche la puerta abajo, como es el caso que nos ocupa. El único ejemplo reciente que se aproxima a lo de Doncic es, evidentemente, Ricky Rubio.

El base de El Masnou debutó en la ACB con 14 años y 11 meses gracias al olfato y la confianza de Aíto García Reneses. En aquella temporada 2005/06 llegó a disputar con el Joventut 14 partidos de Liga (fase regular y playoffs) y varios más de competición europea. En la campaña siguiente (2006/07), con 16 años, se asentó como uno más del equipo verdinegro, llevando incluso su magia a la Euroliga. Pero fue en la tercera (2007/08), con 17, cuando verdaderamente confirmó todo lo que se esperaba de él, con un dominio del juego que hizo sonar el ya famoso grito ‘Ricky abusón’ en las gradas del Olímpico de Badalona.

¿Dónde está Doncic y dónde estaba Ricky a su edad? La siguiente tabla con las medias de uno y otro (computando solo partidos de ACB; liga regular+playoffs) nos puede dar alguna pista.

[table id=36 /]

El esloveno ha jugado todavía pocos partidos para tomar sus números como definitivos. Sin Rudy probablemente tendrá más minutos a partir de ahora, pero valga como una primera referencia. Al menos en impacto estadístico, este Doncic estaría entre el Ricky de la 06/07 (la empezó con 15 años y 11 meses y la terminó con 16 y 7) y el de la 07/08 (de 16 años y 11 meses a 17 y 7).

¿Puede repetir lo del domingo de manera consistente? Parece decidido a hacerlo si tiene la oportunidad. Algo me dice que vienen emociones fuertes.