Parece increíble que a Kevin Durant y a DeAndre Jordan les haya dado tiempo en dos días a llegar hasta la isla griega de Mykonos para celebrar su medalla de Oro conseguida en Río de Janeiro, pero así es. Las dos superestrellas de la NBA fueron la sensación de uno de los locales de ambiente de la isla.