acb nba

Semanas agitadas en el baloncesto mundial. El mercado de agentes libres de la NBA ha provocado un auténtico terremoto que se ha dejado sentir también por estos lares. Al menos siete jugadores harán la transición ACB-NBA este mismo verano. Son estos:

[table id=70 /]

Tiene opciones de unirse a esta lista Juancho Hernangómez, actualmente trabajando con el equipo de la liga de verano de los Denver Nuggets. Buscando un contrato en ese mismo escaparate están otros ACBs como Darius Adams. Y distintos medios se han hecho eco del (dispar) interés por Gustavo Ayón, Rudy Fernández y Justin Doellman.

Todos estos movimientos han provocado una sensación generalizada de estupor entre los aficionados españoles. ‘¡La NBA nos roba!’ Sí. Y siento decirte que nos lleva ‘robando’ mucho tiempo.

Esta es la lista de jugadores que pasaron directamente de la ACB a la NBA en el periodo 2011-2015.

[table id=69 /]

27 jugadores en cinco años (a 5,4 de media) y 14 solo entre 2014 y 2015. Con la perspectiva del tiempo, por ahora no ha ocurrido nada realmente excepcional: estamos en la media de los últimos dos años.

Veamos ahora quién se ha ido. Satoransky, al que los Wizards llevaban años cortejando; Willy Hernangómez, piropeado por el mismísimo Phil Jackson preguntaba en Twitter hace un verano; Bertans, cuya rodilla fue recuperada directamente por los Spurs; Justin Hamilton, que vino a la ACB a mejorar su caché para volver a la NBA lo antes posible; Ndour, que ya hubiera jugado la última temporada en los Mavericks de no ser por una seria lesión que sufrió en pretemporada; el Chacho, cuyo nombre llevaba año y medio siendo mencionado por los insiders NBA, y Kuzminskas, de quien nada se había rumoreado antes y que ya se había comprometido con un club turco.

Al que le sorprenda que estos jugadores vayan a jugar en la NBA –excepción hecha con Kuzminskas; no por falta de condiciones sino por la aparente ausencia de interés previa– es porque le faltaba información.

¿Se está llevando la NBA jugadores de mayor perfil este verano? Sergio Rodríguez, Satoransky, Malcolm Delaney, Dario Saric… Hace un año la NBA se llevó al MVP de la Euroliga Nemanja Bjelica, al integrante del mejor quinteto Boban Marjanovic y a Sonny Weems. En su momento ya ‘pescó’ a los vigentes MVPs de la ACB 2004 (Nocioni), 2007 (Scola), 2008 (Marc Gasol) y 2010 (Splitter) y a los de las finales ACB de 2001 (Pau Gasol) y 2007 (Garbajosa).

Europa casi nunca ha podido ni podrá retener a jugadores que tengan nivel NBA y quieran ir allí. Y el 99% quiere. Tal vez un par de años o tres con buenos sueldos, brutales cláusulas de salida, circunstancias personales especiales y/u otras barreras artificiales. Pero si hay un interés mutuo verdadero el desenlace es bastante previsible. El consuelo es que en la NBA hay un número finito de puestos de trabajo: 450 (15 fichas por equipo).

El aumento del tope salarial permite ahora a las franquicias NBA gastar más para cubrir esos últimos puestos de sus rosters, es cierto. La casi paridad entre euro y dólar tampoco ayuda a los clubes europeos (¿Recordáis cuando el euro cotizaba a 1,5 dólares y el Olympiacos pudo traerse a Josh Childress?). Pero lo que está ocurriendo es lógico. La NBA se asienta sobre principios de rentabilidad y no hace más que crecer. Los (deficitarios) grandes clubes europeos, sobre los del mecenazgo; no podrían subsistir con lo que generan. Y las diferencias solo pueden ir a más.

El nivel deportivo de los jugadores europeos cada vez tiene menos que envidiar a los del otro lado del Atlántico –y esto nos debe hacer sentir muy orgullosos– pero las estructuras no han crecido al mismo ritmo. Bueno, dejémoslo en que no han crecido y punto.

Con su actual rendimiento Nando de Colo no tardará en volver a la NBA. Si sigue teniendo poco hueco aquí, en algún momento Álex Abrines llamará a los Thunder. Y si se convierte en lo que parece, Luka Doncic cruzará el charco. Antes o después. You can take that to bank.

Más nos vale aprender a ser felices con lo que podemos pagar.