Se perfilan los últimos detalles cuando la temporada está a punto de empezar y los árbitros de la NBA han escrito un apartado especial para los golpes en la entrepierna. Las acciones de Draymond Green durante las pasadas Finales de la NBA, calificadas como “actos no naturales”, han impulsado estas nuevas medidas. Además, durante la reunión los árbitros también han escuchado las quejas de los entrenadores en cuanto a las violaciones por pasos, en concreto de los jugadores exteriores, que buscan la mejor posición para tirar y a veces cometen esta infracción.

Green tuvo algún incidente que otro con Steven Adams en las Finales de la Conferencia Oeste y también con LeBron James en las Finales. El puñetazo al jugador de los Cleveland Cavaliers en el cuarto partido fue la gota que colmó el vaso, ya que fue castigado con una falta flagrante de tipo 1. De esta manera acumuló cuatro antideportivas en los playoffs, lo que derivó en un partido de sanción y un gran contratiempo para los Golden State Warriors.

Joe borgia, vicepresidente de operaciones arbitrales, reconoce que los jugadores están utilizando cada vez más sus cuerpos para crear espacios y esto puede representar un peligro para el resto en la pista. “Ahora de repente las piernas salen disparadas en todas direcciones cuando menos lo esperas, esta tendencia va en aumento. Por la propia seguridad de los jugadores, vamos a pararlo“, declaró a AP.