Por primera vez se enfrentaban los dos hermanos Hernangómez en una pista de la NBA, un momento histórico para el baloncesto español y muy especial para la familia. La victoria se la llevaron los Nuggets de Juancho por 127-114 aunque la participación del alero fue testimonial con tan solo un minuto en el parqué en el que acabó anotando un punto en un lanzamiento libre.

La aportación individual más importante la desarrolló Willy con sus mejores registros de la temporada, sumó 17 puntos, 10 rebotes y dos tapones. Tras el choque, trataba de explicar en inglés lo que había sentido al encontrarse con su hermano en la pista: “Para mi es un momento increíble ver a mi hermano en la pista, nos hemos dado un gran abrazo. Creo que es una derrota dura para nosotros pero para mi y mi familia era una noche muy importante. Mi padre me envió una foto de mi abuelo durmiendo en el sofá levantándose para ver el partido, llorando y todo, fue un gran día para nosotros pero me siento mal porque hemos perdido”.

Sobre su buen papel en la pista, no quiso conformarse con la actuación individual, no le dio importancia si no llega acompañada de un triunfo colectivo: “Siempre he dicho que trato de trabajar duro cada día, trato de aprovechar mis minutos tratando de poner toda mi energía en la pista, doy mi cien por cien cada día. Entreno día tras día para que el equipo confíe en mi, en poner todo mi esfuerzo en la cancha, espero que el entrenador confíe también en mi y me hace sentir bien. Espero hacerlo mejor el próximo día y ayudar a conseguir la victoria porque hoy no fue suficiente, perdimos y tenemos que hacer mejor las cosas. Poner más energía y tratar de ganar la próxima vez”.

El choque fue seguido por toda la familia Hernangómez, noche especial también para la benjamina de la familia, Andre, que sacó pecho presumiendo de hermanos en la mejor liga del planeta a través de sus redes sociales.