Era el primer partido de la temporada 89/90 en el United Center y Michael Jordan dió una lección de baloncesto corriendo la pista, reboteando, taponando, asistiendo… y anotando. Alcanzó los 54 puntos con la facilidad habitual, una bestialidad.