Seth Curry vivirá siempre a la sombra de su hermano, pero tiene talento por sí solo como para brillar en la NBA. Después de hacerse un hueco por el camino más complicado vía Liga de Desarrollo y Summer League, forma parte en este nuevo curso de los Mavericks. En el primer partido de pretemporada ante Charlotte demostró que tiene mucha calidad si le dan confianza y acabó con 20 puntos anotados.