No es una temporada más para Marc Gasol. Hay muchos motivos para pensar en ello. Quizás el primero de ellos sea su regreso tras una lesión que le tuvo en el dique seco desde el mes de febrero, se quedó fuera del tramo más importante de la temporada con los Grizzlies y también truncó la ilusión de estar en Río de Janeiro con el resto de compañeros de la Selección Española. Además, la presente campaña no es como las anteriores, porque estamos descubriendo a un jugador diferente, este Marc no es aquel que se imponía en la pintura y apenas pisaba más allá de la zona. Este nuevo jugador se sitúa muy abierto, ha mejorado notablemente su tiro y mira al aro de cara. Su liderazgo se ha afianzado más aún en un conjunto, Memphis, que tiene muy buena pinta de la mano del nuevo entrenador: David Fizdale.

Fue precisamente el nuevo propietario del banquillo del FedEx Forum quien habló con el pívot español para proponerle una evolución en su juego. Acostumbrado a hombres altos con buen porcentaje de tiro exterior, lanzó el guante a Marc Gasol y éste aceptó encantado: “El entrenador lo propuso por el sistema de juego que tenía en Miami con un cinco abierto como Chris Bosh. Vino y me propuso jugar más alejado del aro en ciertas ocasiones y me pareció bien. Me prepararé, me fui sintiendo más cómodo y me fui ganando la confianza de los compañeros. Para mi era lo primero, porque si ellos confían en eso y veían que trabajaba cada día, se sentirían cómodos, es lo principal”.

DOS JUGADORES COMPLETAMENTE DIFERENTES

TRIPLES

%

ACIERTO

PUNTOS POR PARTIDO

TRIPLES

%

ACIERTO

PUNTOS POR PARTIDO

La evolución hacia el perímetro

Mientras que en sus ocho temporadas anteriores Marc había anotado un total de doce triples (de 66 intentos), en los 18 encuentros disputados en el presente curso 2016/2017 ya suma 27 canastas desde más allá del perímetro. El porcentaje de acierto se ha elevado sobre manera, hasta un 42.2%, cifra más propia de un tirador especializado que de alguien que acaba de comenzar en esta parcela. “La clave ha sido entrenar, he entrenado mucho. Al principio me sentía extraño, muy alejado del aro. Pero luego vi también lo que proporciono al equipo y me da confianza porque ves que tus compañeros te lo agradecen también”. Un giro de 180 grados a la marca de juego que le había acompañado hasta ahora, un hombre mucho más completo sobre el parqué: “Ves que la pintura se abre más, las defensas dudan mucho sobre qué hacer y eso te da confianza, en función de quién me defienda elijo una cosa u otra”.

Pese a esta evolución y a que incluso a llegado a ganar partidos con triples sobre la bocina, Marc no esconde su zona de juego favorita, “me gusta mucho la pintura, me siento cómodo ahí encontrando los espacios y utilizando mi cuerpo”. Es un jugador inteligente, capaz de encontrar la mejor opción en función del momento del partido y del defensor que tenga ante él, “se trata de encontrar un balance entre exterior e interior”.

Si echamos un vistazo a los mejores tiradores de la temporada en la NBA, sorprende encontrar a Marc Gasol entre ellos, el selecto club de francotiradores está compuesto por jugadores muy diferentes al de San Boi: Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Marco Belinelli, Mike Conley, Kyrie Irving… se cuela también entre ellos un compañero de selección como Serge Ibaka, que con su nuevo rol en Orlando promedia un 45.3% con un impresionante 24/53. La gran mayoría de estos hombres entrarán en las quinielas para participar en el Concurso de Triples del próximo mes de febrero: “No me hagas reír, lo de los porcentajes no es algo en lo que crea mucho, tiras porque tienes confianza y el equipo cree en ese lanzamiento, porque es el mejor tiro para esa posesión, lo demás son para mi cosas que no son importantes”.

Colectivamente los Grizzlies han mutado, “el quinteto inicial ha cambiado un poco, jugamos más abiertos, un poco más rápido, hay más tiros en el partido”. Es una nueva apuesta de la mano de David Fizdale, más atractiva, con sus hombres importantes sacrificados como Zach Randolph, una apuesta valiente que todavía está por pasar su test más importante: “Creo que nos queda mucho por consolidar y crecer, estamos bien porque tenemos jugadores de mucho talento, jugadores jóvenes con una línea ascendente y debemos crear una plataforma para que así sea”. La fórmula la tienen muy clara en el vestuario, “tenemos que alcanzar una gran consistencia atrás, si no la tenemos no llegaremos a 120-130 puntos, debemos estar muy bien en defensa”.

Icono en Memphis

Marc Gasol es mucho más que un jugador importante dentro del equipo, su presencia en Memphis desde que su hermano Pau aterrizara en la NBA en 2001 le convierte en uno más de la ciudad, uno de los personajes más reconocibles y relacionados con la ciudad de Elvis Presley. “Es una ciudad y una franquicia con la que me siento muy identificado, la quiero mucho, sé la importancia que tengo y lo valoro mucho”. Esa relevancia se refleja también en el juego y en el vestuario, el éxito del grupo depende directamente de su rendimiento y así quedó demostrado después de caer lesionado el pasado curso: “Soy consciente de la importancia que tengo dentro del equipo, soy el capitán, el jugador que más años lleva en Memphis, obviamente Mike (Conley) lleva un año más que yo en el equipo pero como ciudadano llevo muchos más años aquí”.

Su rendimiento le hace entrar en los debates sobre si es hoy en día el mejor pívot de la NBA, y con ello también accede al abanico de jugadores que componen el Star-System de la liga. Pese a ello, a Marc no le apasiona que le comparen con las grandes estrellas, no se considera un jugador individualista, “los números que hacen estos jugadores me parecen increíbles, la cantidad de posesiones en las que están involucrados ya sea con un pase, con puntos o rebotes, es increíble”. Son jugadores muy especiales, y todos tienen algo en común, pelean por el galardón del MVP de la temporada, algo que no le quita el sueño al pívot español: “No me importan lo más mínimo porque no son parte de mi equipo. Les veo, les conozco, pero no me fío mucho hasta que no juego contra ellos. A mi ser candidato al MVP de la temporada no me interesa mucho”.

La Selección, una espina clavada

marcseleccion

Pocos jugadores tendrán en estos momentos más ilusión por disputar el próximo EuroBasket que Marc Gasol, son dos años ya sin ponerse la camiseta roja y la última ausencia dolió especialmente, los Juegos los tenía marcados como objetivo pero llegó la lesión. “Ojalá llegue a Tokio, pero primero está el europeo, me gustaría mucho estar, son dos veranos sin ir. Sólo alguien que está allí y lo vive sabe lo bonito que es y las experiencias que vives. Me gustaría, si el seleccionador lo considera oportuno, estar con mis compañeros. Espero que la salud lo permita”.

Muchos partidos, un castigo importante en forma de desgaste, así se podría definir el día a día en la NBA. Los jugadores se deben a sus franquicias y en el caso de Marc hay un contrato muy importante de por medio. Esa carga de partidos la están comenzando a experimentar también en Europa con la nueva Euroliga: “Las temporadas de la NBA son muy exigentes y en Europa también ha aumentado ahora el número de partidos. Lo están notando y hay jugadores que se lesionan. Aquí sigue siendo superior el número de partidos y hay que tener salud para poder afrontar esos retos”.

Pau como referente

Es inevitable charlar con Marc Gasol y no preguntarle por su hermano, todo un referente que ha influido directamente en su camino como jugador de baloncesto y con el que mantiene un contacto constante. Su nueva etapa en San Antonio está siendo positiva para el mayor de los hermanos: “Le veo bien, se trata de que se encuentren las dos partes. Pau debe adaptarse a San Antonio y San Antonio a Pau. Es un jugador que cuanto más utilizas más te gusta y más ves las capacidades de hacer cosas que tiene, de irán soltando”. Es un estilo de juego diferente, una organización de plantilla radicalmente opuesta a la que se estila en el resto de franquicias de la NBA, “los roles en los Spurs los definen a su manera, pero ganan muchos partidos, Pau quiere esto y por eso ha ido allí”.

Se da la casualidad (y el buen gusto) de que San Antonio ha firmado a Pau pero también tuvo interés por firmar a Marc Gasol cuando fue agente libre, nadie mejor que él para definir si la decisión de su hermano en este cambio de aires ha sudo positiva o negativa: “En mi momento no tuve nunca una propuesta, sí había un interés por su parte, había dos equipos interesantes, ellos y Nueva York. Nunca llegué a estudiar las propuestas porque mi implicación con Memphis era demasiado grande. Todas las decisiones son buenas, las haces buenas o malas tú mismo. Yo creo que Pau la ha tomado y la hará buena seguro”.