Kobe Bryant ha tardado poco en elegir su nueva ocupación tras retirarse el pasado 13 de abril de las pistas de manera definitiva, este lunes desvelaba sus planes de futuro próximo. A sus 38 años recién cumplidos ya se le puede definir como un capitalista de riesgo, un inversor ‘pudiente’ gracias a la fortuna amasada después de veinte años de trayectoria deportiva.

El consolidado empresario Jeff Stibel, de 43 años, es su socio, y juntos invertirán 100 millones de dólares en un fondo de capital riesgo para invertir en tecnología, medios de comunicación y empresas de datos. Lo harán a través de su nueva compañía: Bryant Stibel, situada en el área de Los Ángeles. No es una relación de poco recorrido, en sus últimos años como jugador, Bryant ya había invertido en cerca de 15 compañías junto a su socio. Ahora formalizan definitivamente la unión y entran con una gran apuesta económica. Pese a las propuestas que llegaron a sus mesas, de momento irán solos.BryantStibelLogo

Las primeras inversiones van destinadas a la web ‘The Players Tribune’, que actúa a modo de blog para deportistas profesionales que desean expresarse de manera libre. También en la compañía de videojuegos ‘Scopely’, una compañía de asuntos legales (‘Legalzoom’), un software de telemarketing llamado ‘RingDNA’ y una empresa de zumos: ‘Juicero’.

Según ellos mismos han compartido públicamente, complementan a la perfección sus habilidades, porque mientras Jeff Stibel suma su experiencia en grandes empresas, Kobe Bryant pone de su lado la creatividad, de hecho, él mismo ha diseñado el logo de la compañía inspirándose en las teclas del piano.

Cuenta Bryant que durante este verano se ha estado levantando a las seis de la mañana para ayudar en entrenamientos personales a jóvenes talentos con opciones de ir a la NBA para desarrollar sus fundamentos del juego. Esta actividad de coaching en una pista es utilizada por el exjugador de los Lakers para explicar lo que puede hacer también con empresarios. “Quiero ayudar a otros a tener éxito, es algo que dura para siempre y se puede ver en las próximas generaciones”, decía la Mamba Negra.

Son muchos los casos conocidos de exprofesionales del deporte que buscan hacer negocio tras su retirada. Un buen ejemplo de ello es un excompañero de Bryant como Shaquille O’Neal, el ‘gigante’ tiene repartidas sus inversiones en varios proyectos de tecnología y entretenimiento, además de ser un reclamo ideal para muchísimas marcas. Otro, sin haberse retirado, es Carmelo Anthony, el jugador de los Knicks fundó ‘Melo7 Tech Partners’ para arrancar proyectos de tecnología, además de haber fundado el primer club de fútbol en Puerto Rico.

Son ciudadanos de a pie una vez que se retiran, pero con mucho dinero generado en sus años de carrera. El que más y el que menos busca invertir parte de su capital para tratar de hacerlo crecer ahora que el grifo de los millones se cortó.