Siempre nos gusta hablar de récords positivos, y más cuando se trata de jugadores cercanos, pero en ocasiones los datos negativos son tan sorprendentes que es obligatorio mencionarlos. En este caso se trata de Pau Gasol, que este viernes 25 de noviembre se quedó sin anotar en el duelo entre San Antonio Spurs y Boston Celtics. Desde el 14 de marzo de 2008 no sucedía algo así, de hecho son las dos únicas ocasiones en las que la estadística de puntos del pívot español se quedaba a cero. En aquel partido con los Lakers estuvo justificado, y es que apenas disputó tres minutos ante New Orleans Hornets.

En Boston, el mayor de los Gasol falló sus cinco lanzamientos a canasta, algo que logró compensar por otro lado con la captura de cinco rebotes y el reparto de dos asistencias. Pese a ello los Spurs lograron imponerse por un apretado 103-109 en el que sí brilló partiendo desde el banquillo David Lee con 15 puntos y 12 rebotes.

A la hora de juzgar si estos números negativos de Pau Gasol son un reflejo de su estado de forma o una anécdota, encontramos diversas opiniones entre los periodistas especializados en la NBA. Para la gran mayoría lo sucedido en el TD Garden no es más que ‘una mala noche en la oficina’ o simplemente una pequeña resaca de la cena de Acción de Gracias. Se lo toman con humor, están habituados a ver un buen rendimiento en el pívot español, que arranca esta campaña con 36 años.

Pero también existe una corriente menos multitudinaria y más conservadora que se empeña en echar de menos a una leyenda como Tim Duncan, quien dijo adiós al baloncesto el pasado verano y fue reemplazado por el español en su misma posición. Para todos ellos, la labor del eterno dorsal número 21 es insustituible, consideran que pese a las limitaciones por su veteranía era capaz de seguir intimidando y su aporte defensivo era clave.

 

Hay dos maneras de comprender todo esto. Es sencillo explicar lo que supone Tim Duncan en su primer año ausente, la grada le echa de menos y el vestuario también, por eso es un reclamo habitual en los medios de la franquicia y sus redes sociales, con referencias constantes a su figura, como si no hubiera dejado de jugar. Sin embargo, el hecho de que Pau Gasol no cuente con tanto protagonismo como en equipos anteriores, no quiere decir que no haya sido incluido en el ‘Star-System’ de estos Spurs, su trayectoria es ampliamente reconocible y el amor de este equipo por él viene de tiempo atrás, desde sus años en los Lakers. Pau es un habitual en los diferentes GIF’s e imágenes que circulan en los ‘timelines’ de las cuentas oficiales de San Antonio.

En 15 partidos desde que se inaugurara la temporada oficial 2016/2017, Pau Gasol está promediando la peor estadística de su carrera con 12 puntos y 7.2 rebotes en una media de juego de 26.1 minutos. A nivel colectivo San Antonio está permitiendo también 5.3 puntos más por cada cien posesiones rivales con él en la pista.

No sabemos si será una buena temporada o no para Pau Gasol, lo que sí es seguro es que se trata de una campaña diferente en lo que a su rol se refiere. Los tres equipos en los que había jugado hasta ahora (Grizzlies, Lakers y Bulls) le tenían como un titular indiscutible, con muchos minutos en pista y como hombre importante en anotación, rebotes y experiencia. El entorno en San Antonio es completamente diferente, si por algo se caracteriza el equipo de Gregg Popovich es porque no existen las individualidades, y sí un grupo muy compacto en el que las rotaciones en ocasiones aportan más que los titulares. En los Spurs no suelen afectar en gran medida las lesiones, porque el relevo suele mantener la intensidad, el estilo y el rendimiento. Por esta razón, los minutos se reparten mucho más y el protagonismo se lo lleva el colectivo en detrimento del individuo.

Hace pocas fechas explicábamos en EJDN qué era lo que Pau Gasol puede aportar a este equipo, y alguien tan responsable y maduro como él lo tiene claro. No es un año para lucirse, no es un curso en el que pelear por premios individuales ni estadísticas particulares, sin embargo San Antonio es una de las opciones más claras de poder ganar un tercer anillo. Las exhibiciones personales deberán esperar a la Selección Española, quizás el equipo de Scariolo sea el gran beneficiado de este cambio de rol de Pau Gasol, llegará con hambre y muy descansado al EuroBasket.