Fue un día histórico en Sacramento porque se celebraba el primer partido de los Kings en su nuevo hogar, el modernísimo Golden1. Un montaje por todo lo alto para empezar el partido muy enchufados.