Se marchó un grande como Tim Duncan y tuvo la despedida que se merecía, ante un pabellón lleno y junto a los compañeros que le han tenido cerca. En este vídeo se aprecia toda la ceremonia desde dentro.