Ha pasado más de una semana desde que Nykea Aldridge fuera víctima, una más, de la violencia por armas de fuego en las calles de las grandes ciudades de Estados Unidos. Su caso fue en Chicago, y tuvo mucha más repercusión que cualquier otra por el hecho de ser prima de la estrella de la NBA Dwyane Wade.

Con pocos escrúpulos, la noticia fue utilizada por el candidato republicano Donald Trump para hacer campaña en su carrera hacia la Casa Blanca. En su cuenta oficial de Twitter publicaba un mensaje que tardó poco en activar las redes sociales: “La prima de Dwyane Wade acaba de ser disparada y asesinada caminando con su bebé en Chicago. Justo lo que he estado diciendo. ¡Los afroamericanos votarán a Trump!”

Aunque posteriormente publicó otro tweet mostrando sus condolencias a la familia de la víctima, fue este que mostramos el que incendió Twitter y mostraba a las claras su intención de capitalizar y sacar provecho de una tragedia ajena. Encontró muchos comentarios adversos sobre su oportunismo pero todavía se esperaba la reacción del propio Dwyane Wade, por su parte de implicación en el suceso y por la gran repercusión que despierta ser una de las grandes estrellas de la NBA.

En una entrevista con George Stephanopoulos para la ABC, el escolta de los Bulls manifestó sentirse en conflicto con el tweet de Donald Trump: “Agradecí que aquello inició una conversación a gran escala sobre este gran problema, pero al mismo tiempo me quedó un mal sabor de boca por la situación que está atravesando mi familia y esta ciudad, Chicago. Parecía que lo estaba utilizando políticamente para ganar votos”.

Las declaraciones de Wade no fueron en cualquier espacio televisivo, se trataba del programa ‘Good Morning America’, líder de audiencia en la televisión nacional. Una entrevista en la que habló con mucha sinceridad y contó la realidad de los suyos tras lo sucedido: “fue muy duro para mi familia, una madre de cuatro niños. Piensas que no es real”.

La violencia en las calles de Chicago y el problema de las armas de fuego es algo que crece cada año de manera incontrolable, una lacra social que conoce muy bien Dwyane Wade, nacido y criado en la ciudad del viento: “Yo crecí en la que probablemente es una de las zonas más duras, lo que están aprendiendo los niños es a tener miedo de salir a la calle. Yo era un chico que quería jugar al baloncesto, fui afortunado porque recibí la ayuda de mentores para ello, y creo que es una de las cosas que los niños de ahora están perdiendo, que tengan tutores que les ayude. Si queremos acabar con esta epidemia hay que hacerlo ahora”.

Es conocida la labor del jugador de los Bulls a la hora de ayudar a los más pequeños de las zonas complicadas, su regreso a Chicago fue por motivos deportivos pero también por sentirse más cerca de los suyos y tratar de ayudar en el día a día. “Trato de ayudarles poniéndoles en situaciones. ¿Si esto pasa en tu escuela qué harías? No, no hagas esto, haz esto otro. Ve a esta persona… Hay niños que están siendo asesinados por agentes de policía, es difícil enseñarles que un policía es alguien seguro”. Un asunto turbio el que relaciona a diferentes estratos sociales con los agentes de la ley, una barrera en ocasiones infranqueable, la herida está demasiado abierta: “Tienen miedo de la policía igual que lo tuve yo. No toda la policía, obviamente, pero todo lo que mis chicos están conociendo en el mundo es el acoso”.

Dwyane Wade comprende ambas partes y cree que la policía también necesita ayuda, “están en una guerra, lo pueden hacer mucho mejor pero también pueden recibir más ayuda, se puede hacer mejor”. La solución es muy compleja, pero el escolta de los Bulls tiene localizado por donde pasa una de las soluciones: “Podemos hacer un mejor trabajo siendo líderes, todos nosotros, el liderazgo hoy en día en nuestra comunidad está sufriendo”.