La leyenda de la NBA, Larry Bird, ha decidido poner fin a su etapa como presidente de los Pacers de Indiana, será Kevin Pritchard quien tome su responsabilidad asumiendo las decisiones deportivas de la franquicia.

Este viernes fue un día movidito en las redes sociales entre los periodistas que siguen el día a día de la liga. Primero fue Adrian Wojnarowski en ‘The Vertical’ quien reportó los cambios en Indiana. Marc J. Spears confirmaba después en ‘The Undefeated’ el adiós de Bird, aunque se hacía público que seguiría vinculado al equipo como consultor.

La principal preocupación en Indianapolis actualmente es cómo pueda afectar este movimiento en el futuro de Paul George, la estrella del equipo y eje en torno al que gira todo el proyecto deportivo. Le queda un año de contrato pero se rumorea mucho sobre una posible salida. Larry Bird había sido el principal defensor de George ante estos rumores, asegurando que jamás iba a ser transferido mientras él ocupara ese puesto de responsabilidad.

Es de sobra conocido el interés de franquicias muy importantes en vías de regeneración como Los Angeles Lakers o Miami Heat, que ven en Paul George una oportunidad de construir un equipo competitivo. Es la franquicia californiana la que parece tener la preferencia debido a que el jugador se crió allí durante su infancia y adolescencia.