Ni una final con el gran Clásico del baloncesto español, tradicionalmente una apuesta sobre seguro, parece suficiente este año para atraer la atención del gran público. Las audiencias de los tres primeros partidos de la serie por el título ACB han registrado un significativo descenso respecto a las de 2015, como constatamos en la siguiente tabla.

[table id=66 /]

El primer partido de la final, disputado el miércoles 15 de junio a las 20:30, obtuvo resultados bastante positivos: lideró el día en la TDT (4,6% de share) y concentró una buena cifra de seguidores también en el canal de pago Canal+Deportes. La suma de sus audiencias (795.000 espectadores) fue prácticamente la misma que la del primer partido de la final de 2015 (799.000).

El segundo, en cambio, ya experimentó un notable descenso. Ni el hecho de que fuera emitido por La 1 pudo contrarrestar la fuga de espectadores provocada por la hora del partido (las 19:00 de la tarde de un viernes) y la excesiva cercanía con el segundo encuentro de la selección española de fútbol (jugaba a las 21:00 contra Turquía) en la Eurocopa. Ese día los principales medios nacionales (teles, radios y periódicos) se volcaron con el compromiso de España, obviando casi por completo la existencia del segundo capítulo de la final ACB. El resultado, 587.000 espectadores en La 1, mientras la emisión de Canal+ Deportes no aparece entre las quince más vistas de los canales temáticos de pago de ese día.

El segundo partido de la final de 2015 se disputó a las 12:30 de un domingo.

El tercer partido (lunes 20 a las 20:00), incluso emitiéndose por Teledeporte (cuarto espacio más visto de la TDT con un 5,2% de share), mejoró los resultados del segundo, pero los 652.000 espectadores conjuntos son casi la mitad de los 1.200.000 del de la final de 2015 (jugado un miércoles a las 19:00). Eso sí, a aquel encuentro se llegó con un 2-0 –por lo que era decisivo– y terminó coronando campeón al Real Madrid.

Previsiblemente el próximo (o los dos próximos si el Madrid no cierra la eliminatoria el miércoles) encuentro experimentará un repunte de audiencia, estando el título ya al alcance de uno de los dos equipos, pero los datos ofrecidos constatan un menguante atractivo de la liga nacional en televisión.